Un nuevo terrorismo y respuesta de pena de la clase política

¡Unidos venceremos al terrorismo! es un mantra emocional, una jaculatoria milagrosa que se repite tras el atentado de Barcelona del 17 de agosto que causó 17 muertos. Pero apenas se oye que es imprescindible estudiar a fondo lo que sucede, una nueva forma de terrorismo. Averiguar sus causas y afrontar de raíz este terrorismo que utiliza furgonetas para atropellar, cuchillos y hachas, sin inútiles retóricas y aún menos rebajas de derechos de la gente común. Pero a los gobiernos de Occidente les importa una higa averiguar causas y contextos del nuevo terrorismo que se extiende. Un terrorismo más escondido porque precisa poca organización, pocos medios, y, por tanto, deja menos huellas y pistas.

¿Se dedica suficiente esfuerzo en Europa a saber de a salafistas y similares así como averiguar más sobre las oscuras relaciones de algunos países árabes con éstos? Y aún preocupa menos el tinglado comercial del honorable Occidente con esos ambiguos países árabes que, además, se pasan por el arco de triunfo los derechos humanos de la gente. Para muestra, un botón. Al menos 66 personas han sido ejecutadas en Arabia Saudí en 2017, según denuncia Amnistía Internacional, y hace unas semanas ejecutaron a 14 personas en Arabia Saudí . ¿Por asesinar o violar tal vez? No, por manifestarse contra el Gobierno.

De 2014 a 2016 España ha vendido armamento a Arabia Saudí por mil millones de euros y, no por casualidad, desde 2015, una coalición de países árabes encabezada por Arabia Saudí bombardea sin piedad la población civil, mercados, escuelas, mezquitas, funerarias, fábricas y hospitales de Yemen. Según la ONU ya son más de 10.000 los muertos, sobre todo civiles, gente inerme.

Según denuncian Greenpeace, Amnistía Internacional, FundiPau y Oxfam Intermón, vender armas a países que violan derechos humanos de forma flagrante, Arabia Saudí por ejemplo, es ilegal según el derecho internacional elaborado por Naciones Unidas e incluso según el español.

A pesar de esa ilegalidad, el pasado enero el rey Felipe VI viajó a ese país para cerrar la venta al equívoco régimen saudí de cinco barcos de guerra construidos en España. Sobre esas ventas de armamento y otras, el ministro de Economía, Luis de Guindos ha dicho que “si no lo hacen unos, serán otros”. Ruin argumento que escarnece los derechos humanos. El anterior Rey y el actual, así como los gobiernos del PSOE o PP, han cortejado algunas de las peores dictaduras del mundo en Magreb, Oriente Próximo o Asia Central. Para pillar negocios.

El argumento miserable y falaz para justificarlo pretende que, si se crea empleo, que se violen derechos humanos es irrelevante, un problema interno de esos países. Pero no es así cuando se habla de Venezuela, por ejemplo, a la que no se le tolera ni tirar una colilla al suelo.

En esa sucia línea de actuación, donde el fin justifica los medios, Ana Pastor, presidenta del Congreso, entregó al dictador kazajo Nursultán Nazarbáyev (uno de los mayores violadores de derechos humanos del mundo) el collar de la Orden de Isabel la Católica en nombre de Felipe VI. Pero en 2003, el gobierno de Aznar ya concedió a Islom Karimov, dictador de Uzbekistán hasta su muerte, la Gran Cruz del Mérito Civil, creada por Alfonso XIII para premiar “virtudes cívicas al servicio del Estado”.

Tal vez entre esas virtudes cuente encabezar un régimen torturador que encarceló y asesinó a miles de disidentes políticos, esterilizó a decenas de miles de mujeres y forzó a trabajar a miles de niños en campos de algodón. Karimov fue “lo peor de lo peor” de los dictadores del mundo según Freedom House, pero ningún gobierno posterior del PSOE ni del PP siquiera consideró retirar esa condecoración a Karimov.

Entre los déspotas internacionales a los que España ha otorgado el Collar o Gran Cruz del Mérito Civil están Sadam Hussein, Mohamed Hassad (ministro de Marruecos que tortura presos y usa la violencia contra refugiados) y seis miembros de las casas reales de Kuwait, Abu Dhabi, Dubai y Emiratos Árabes Unidos, países muy democráticos como todos saben. Otrosí el gobierno no ha tenido en cuenta el informe del CNI alertando de que Arabia Saudí, Kuwait, Qatar, Emiratos Árabes Unidos y Marruecos financian comunidades musulmanas en España en las que se cuelan salafistas y yihadistas.

Si beneficios y comercio están por encima de los derechos humanos, este mundo lleva camino de convertirse en un burdel.

La ‘guerra’ contra el terrorismo, un error y un fraude

François Hollande, presidente de Francia, tras los atentados de París dijo que estamos en guerra. Unos llamados yihadistas (franceses y que dicen ser musulmanes) asesinaron a 137 personas e hirieron a 415 en la capital francesa. Radicalmente condenable. Pero estar contra quienes asesinan en nombre de dios, religión o nación no significa que debamos tragar las ruedas de molino de la clase gobernante.

Tras los atentados, los mandatarios de occidente han declarado la ‘guerra al terrorismo’. Pero ATTAC-Francia ha respondido a esa ‘viril’ declaración con cordura y lucidez que “no es nuestra guerra. Tras el desastre de EEUU en Irak y Afganistán, las intervenciones bélicas francesas en Irak, Libia, Siria, Malí, República Centroafricana, Chad y Níger han contribuido a desestabilizar esas regiones y a provocar una masiva huida de refugiados cuyos cadáveres llegan sin cesar a nuestras playas. Desigualdades e injusticias desgarran nuestras sociedades y Al Qaeda o el Estado Islámico logran su fuerza por esas injusticias. Esta guerra no conduce a la paz, porque no hay paz sin justicia”.

¿Por qué la reacción por los muertos de París? Recién hubo víctimas de terrorismo sin tanto ruido. Desde mayo ha habido más de 300 muertos y muchos más heridos por atentados terroristas en Arabia Saudí, Beirut, Irak, Kuwait, Pakistán y Túnez. ¿Son víctimas de segunda división?

Los gobiernos europeos van a la guerra porque creen tener un casus belli perfecto y la guerra siempre es buen negocio para quienes controlan política y economía. También aprovechan la situación y toman medidas para tener más poder y recortar libertades. En nombre de la seguridad. Cuando la mayor y más real amenaza es una vulneración de derechos sistemática sin que por ello haya más protección ni tranquilidad.

Sobre atentados y respuestas, Loretta Napoleoni, reconocida experta en terrorismo, asegura que “no es correcto decir que estamos en guerra. Un ataque como el de París no es guerra. Georges W. Bush cometió el mismo error cuando en 2001 declaró la guerra al terrorismo y miren lo que ha traído. La política de bombardeos es la verdadera razón por la que tenemos atentados en Europa”.

Porque hoy sabemos que la llamada ‘guerra’ contra el terror no acaba con el terrorismo. Noam Chomsky escribió que “hay una manera sencilla de acabar con el terrorismo, no del todo, pero sí en parte, y es dejar de participar en él”. Y, como han denunciado repetidamente Amnistía Internacional y Human Right Watch, el mundo no es más seguro hoy, quince años después de la declaración de guerra contra el terrorismo por Busch y occidente.

Se repite lo que ya sabemos que no funciona. Quince años después, las ‘guerras’ de occidente no han acabado con el terrorismo. Ni tampoco las presuntas medidas de seguridad que recortan libertades y violan derechos. Solo han cambiado los modos y formas de los ataques terroristas. Además de generar la mayor cantidad de terroristas de la historia reciente.

¿No apesta que casi la primera medida del gobierno francés ante los ataques haya sido suspender la gran manifestación ciudadana en París durante la cumbre del cambio climático? Por seguridad, claro. Además de volver a controles fronterizos, pinchar teléfonos e Internet sin autorización judicial, registrar viviendas a la brava… Cuantas más libertades se vulneren, más lejos está vencer al terrorismo.

Ben Emmerson, que fue relator especial para derechos humanos en la lucha contra el terrorismo, escribió hace años que “venceremos al terrorismo si somos fieles a nuestros valores: derechos humanos y Estado de derecho. Violar derechos y reprimir en nombre del antiterrorismo genera agravios y esas políticas crean condiciones para expandir el terrorismo”. Pero nuestros políticos mandatarios no aprenden ni bajan del burro, Tal vez, como explicó el profesor de Georgetown Norman Birnbaum, porque “la guerra contra el terrorismo, heredera bastarda de la guerra fría, es un gigantesco programa millonario que ofrece jugosos trabajos a expertos, ideólogos y charlatanes, además de justificar un gasto militar sin fin”.

Más allá de intereses espúreos, Loretta Napoleonni resalta que “los jóvenes que han atentado en París tienen muchos problemas económicos y de integración. Hay un desempleo juvenil increíble, mucho peor entre musulmanes. La pobreza crea terrorismo y la crisis económica genera las condiciones para mayor radicalidad. Si esos jóvenes tuviesen trabajo, familia y vivienda digna, no habrían hecho lo que hicieron”.

¿Cómo están tan ciegos esos políticos? Porque en el fondo del terrorismo está la pobreza, la desigualdad y la humillación que conllevan. Y, para que conste, la guerra proclamada contra el terrorismo aumentará los problemas de la gente común y causará muchas víctimas civiles inocentes, pero  el terrorismo seguirá .