Mentiras y democracia

Tras atrincherarse en el No ante quienes investigan la financiación ilegal del Partido Popular, los Rato, Mayor Oreja, Arenas y Acebes de ese partido, es el turno del ex-tesorero Bárcenas que ya ha dicho que dará la callada por respuesta. Ocultar es respuesta habitual de la derecha, la otra es mentir.

Mentir. Hace unos días el Banco de España reconocía que se perderán los más de 60.000 millones de euros que el gobierno dedicó a rescatar bancos españoles. Mintieron Rajoy y De Guindos cuando aseguraron que el rescate no costaría ni un euro a los españoles.

Una mentira como decir que el gobierno aumenta las pensiones, cuando la mayoría de pensionistas han perdido un 35% de poder adquisitivo en los últimos años. Una mentira como pretender que la mayor esperanza de vida obliga a recortar las pensiones para que sean sostenibles.

¿Pensiones sostenibles? Hablamos de derechos fundamentales de la gente. Si la economía pública funciona con menos corrupción y la privada con menor fraude fiscal habrá dinero suficiente. Hay países así. Pero mienten cuando alzan el pendón de la sostenibilidad, porque esa presunta sostenibilidad es excusa para adelgazar las pensiones públicas y que los futuros jubilados suscriban pensiones privadas porque las públicas no alcanzan. Y no alcanzarán si siguen robando.

Mienten cuando al rendimiento variable de aportaciones individuales a fondos de inversión (que especulan en mercados de capitales) le llaman ‘pensión privada’. Y mienten cuando dicen que hay que recortar las pensiones porque no hay dinero. ¿No hay dinero? Desde 2009 el Estado ha proporcionado a la banca más de 280.000 millones de ayudas varias, a destacar la inyección de 62.000 millones de euros (esos que no se recuperarán). Además de la ayuda que es comprar activos de empresas privadas por 840 millones de euros. Lo mismo que se recortó en educación en 2012.

Y mienten aún más cuando pretenden que reformar las pensiones es tarea de expertos, cuando es cuestión de derechos de los trabajadores. ¿Decidirán sobre pensiones los expertos (presuntos) a sueldo de la banca?

Los embustes frecuentes institucionalizan la desfachatez como acción política habitual de la derecha. Rajoy dijo cuando gobernaba Zapatero que “subir el IVA en tiempos de crisis es un disparate” al tiempo que clamaba “no más IVA”. Pero tras formar gobierno en 2012 aumentó el IVA al 21%. Y en noviembre de 2011 anunció “voy a meter tijera a todo, salvo a pensiones, sanidad y educación”, pero mintió y recortó 10.000 millones de euros del presupuesto de sanidad y educación.

Más mentiras. Cuando se partió el petrolero Prestige con la consiguiente marea negra, Rajoy declaró como vicepresidente del gobierno que el derramamiento de 63.000 toneladas de fuel solo era que “del Prestige salen unos pequeños hilitos, como de plastilina”. ¡Hablar de plastilina en la peor catástrofe ecológica en años!

Otrosí, Rajoy presume de crear empleo, pero oculta qué empleo crea. Precario, temporal, inseguro y de bajo salario. Y además aún hay 4.260.000 millones de parados, lo que hace de España el segundo país de la Unión Europea con más desempleo.

Más mentiras. Dice Rajoy que hay 400.000 jóvenes parados menos, pero solo son 240.000, porque lo que ha disminuido es la población activa de jóvenes por dejar de buscar empleo, volver a estudiar o emigrar.

Según Rajoy, se han creado medio millón de empleos anuales, pero los datos muestran que la mayoría de esos contratos son temporales, incluso solo de días. Según Eurostat, España es uno de los países europeos con más empleo temporal forzoso. Y los empleos temporales no son empleos de verdad, porque no hay seguridad ni futuro.

El colmo de mentir es que Rajoy pretenda que pobreza y desigualdad han disminuido. ¿De dónde lo saca cuando la carencia material severa afecta al 6% de población y trabajadores con empleo pero pobres ya son 15%? Además hoy hay más riesgo de exclusión social que cuando Rajoy ganó las elecciones en 2011, como documentan ONG de desarrollo y solidarias.

Como escribe el filósofo Paolo Flores D’Arcais, las libertades públicas y las mentiras políticas son inversamente proporcionales. El volumen tolerado de mentiras de políticos muestra la calidad de una democracia, porque la democracia exige veracidad.

La corrupción de la democracia supone mentiras, además de agredir la justicia, aumentar la desigualdad y violar derechos de la ciudadanía.

Como escribe el periodista Antonio Galeote, “la corrupción mental empieza en las palabras, en el lenguaje. Las palabras son importantes. Son el primer paso para comprender, pues si no se llama a las cosas por su nombre, si se acepta la mentira de los agresores, se acaba justificando lo injustificable”.

Un plan para rebajar derechos

Estos días circula por la Red la revelación de los abundantes privilegios de que gozan los políticos profesionales españoles. Escandaloso.

Y, si indagamos los ingresos de la mayoría de políticos profesionales (y también de cargos institucionales como el gobernador del banco central español), comprobaremos que los ingresos de quienes tienen mayor capacidad de decisión en los asuntos de todos son realmente jugosos. ¿Quién decía que Roma no paga a los traidores?

Quizás eso explique el tremendo servilismo de la mayoría de la clase política española, arrodillada ante la minoría privilegiada (la clase dominante), a la que sirven con una lealtad digna de mejor causa. Aunque para ser justos hay que añadirle la fervorosa colaboración de los responsables de la mayoría de medios informativos y otros especímenes similares para convencer a la población de la falacia de que las medidas que les arruinan la vida no solo son las mejores, sino las únicas. España es hoy arquetipo y paradigma de cómo la minoría privilegiada se enfrenta a la crisis controlando el Estado  en su exclusivo beneficio.

Son conocidos los recortes sociales que el gobierno de Zapatero ha perpetrado: reducción del salario de funcionarios, congelación de pensiones, reducir partidas sociales en los presupuestos del estado… Y hay agresiones que amenazan a la mayoría con reformas presuntamente necesarias para reducir el déficit y aumentar la competitividad. Una reforma laboral cuyo desarrollo supondrá que los convenios colectivos por sectores económicos harán tabla rasa de los derechos laborales conseguidos en medio siglo, obligando a negociar todo desde cero. Lo que significará perder muchos derechos. Y la reforma de las pensiones públicas impondrá más edad para jubilarse y un cálculo injusto que reducirá la cuantía de las pensiones de la mayoría.

La OCDE aplaude los planes neoliberales de Zapatero. Pero como la minoría privilegiada es inaciable, ésta propone a Zapatero que aumente el Impuesto de Valor añadido (IVA) e impuestos especiales: subir los impuestos que pagan todos y no distinguen entre pobres y ricos. Y, para que no haya dudas sobre a quien se sirve, la OCDE pide al gobierno español que rebaje las cotizaciones sociales que pagan los empresarios (las que nutren la Seguridad Social), y reduzca el impuesto sobre sociedades.

En mi ya larga vida no recuerdo tanta cara dura ni tanta desfachatez como la de estos días. Como en una película del Far West o de gángsters de Chicago años 30, todo para los que ya tienen mucho y casi nada para los demás.

En España, la economía la controlan unas 1.400 personas, según documentado estudio de los consejos de administración de bancos y grandes empresas del catedrático de economía Iago Santos. Y recordemos que, en el mundo, la minoría privilegiada, según Merrill Lynch y Capgemini, son 93.100 personas que poseen más de 30 millones de dólares (sin contar valor de primera vivienda, bienes consumibles y bienes coleccionables, entre otras excepciones). La suma de toda esa riqueza es tanta como el PIB de toda la Unión Europea. Merrill Lynch y Capgemini, además, prevén que, en 2013, los ricos serán mucho más ricos. Han convertido la crisis en un negocio beneficioso a costa de la ciudadanía.

En el otro extremo del arco (el más numeroso por otra parte), gran parte de la clase trabajadora y de las mal llamadas clases medias sufren y sufrirán más paro, precariedad y pobreza.  En España, por ejemplo, a día de hoy, una quinta parte de la población está bajo el umbral de la pobreza. Y en Estados Unidos, según datos de la Oficina Federal del Censo, casi 44 millones de estadounidenses vivían en 2009 bajo el umbral de la pobreza; uno de cada siete. El profesor de economía Juan Torres nos explica que el 1% de los estadounidenses más ricos obtuvo el 23,5% de los ingresos brutos del país en 2007, cuando en 1976 solo conseguía el 9% (La desigualdad de ingreso, Robert H. Frank). Y durante el gobierno de Bush, el 1% más rico de la población se apropió del 75% de la riqueza generada (David DeGraw, “The Economic Elite vs. People of the USA).

El plan para reducir e incluso eliminar los derechos de la ciudadanía y convertir economía y política en una jungla controlada por muy pocos está en marcha. Si lo permitimos los ciudadanos, claro.

Algunos se quitan la careta

Cinco años de cárcel para el magistrado que ordene un pinchazo telefónico,  cinco para quien ejecute el pinchazo y cinco para quien lo filtre y para los periodistas que publiquen algo de lo que se haya dicho en ese pinchazo. Ésa es la esencia de la ley que Silvio Berlusconi ha hecho aprobar. Quién se salvó de la cárcel por delitos económicos y soborno en su anterior mandato (por una ley que aprobó gracias a su mayoría absoluta, que hacía inmunes a ciertos altos cargos), ahora prohíbe a jueces y fiscales que intervengan los teléfonos de sospechosos de delitos, excepto terrorismo y mafia. Berlusconi busca sin disimulos evitar los pinchazos telefónicos en investigaciones sobre estafas, corrupción, prevaricación, sobornos y extorsión y, por tanto, la ley despenaliza de hecho unos cuantos delitos económicos. O dicho desde otro ángulo, es una patente de inmunidad para los delincuentes económicos, los de traje, cuello y corbata. ¿Por qué será?

Partidos en la oposición, asociaciones de jueces, fiscales y abogados se oponen a tal ley, incluso la xenófoba Liga del Norte, socia de Berlusconi, ha puesto reservas.

Berlusconi, en su anterior mandato como primer ministro de Italia, tuvo pinchazos telefónicos, ordenados por fiscales o magistrados, que dieron lugar a procesos judiciales de los que finalmente se libró por mangoneos legislativos gracias a su mayoría absoluta. Para justificarse dice que esta nueva ley anti-pinchazos declara la guerra a un sistema “que no deja vivir en paz a los ciudadanos”. ¡No se puede tener mayor desfachatez! Con Berlusconi, la impunidad alcanza su máxima cota, el sistema democrático se resiente gravemente y se camina hacia una especie de plutocracia gangsteril.

Según ha contado el diario La Repúbblica, Berlusconi “tiene pesadillas con los pinchazos telefónicos y todos los días preguntaba si la ley estaba ya lista”. Los medios informativos que no son de su propiedad han señalado que el principal beneficiario de la ley es él mismo, puesto que está siendo investigado por corrupción en el llamado caso Saccá (un alto directivo de la televisión pública italiana -RAI) justamente partir de un pinchazo telefónico que grabaron a Berlusconi procurando ‘convencer’ al tal Sacca que empleara a determinadas actrices amigas  del primer ministro. Otro procedimiento judicial en el que está implicado don Silvio es el caso Mills, en el que el primer ministro está acusado de corrupción judicial por haber sobornado en 1997 y 1998 al abogado inglés David Mills.

¿Les gustan las películas de gangsters americanos de los años treinta?  En muchas se observa un proceso curioso El ‘capo’ gangster se enriquece y se hace poderoso y, cuando llega a cierta cima de poder y riqueza, le entran unas ganas irresistibles de ser honorable. Procura vestir con elegancia, asiste a la opera, hace donaciones benéficas y evita por todos los medios a su alcance que nadie recuerde su pasado. A esos hombres peligrosos, el deseo de honorabilidad les perdía. A Berlusconi, no. Por eso no disimula ni un pelo actuaciones tan zafias y groseras como aprobar leyes que le eviten directamente tener que comparecer ante los tribunales.

Por otra parte, no es tan sorprendente, puesto que Berlusconi es digno representante del nefasto sistema nefasto que sufrimos, el capitalismo neoliberal. Este escribidor hace años que sostiene que la versión neoliberal del capitalismo es en esencia un sistema gangsteril en el que prima por encima de todo la ley de la jungla como método, el beneficio incesante y en imparable aumento como objetivo, y la ausencia o máxima reducción de normas y controles (desregulación) como escenario. Esos mimbres del sistema conducen inexorablemente a la ocultación, el engaño, la falsedad… y lo que haga falta.  

Una escena de Cayo Largo, película dirigida por John Houston, puede considerarse un retrato fiel del capitalismo neoliberal. Johny Rocco, un gangster deportado que ha regresado clandestinamente a EEUU para un negocio sucio, responde a la pregunta que le hace un soldado que regresa de la II Guerra Mundial, con el que coincide en un hotel de Florida, aislados en medio de una tormenta: “¿Qué quiere Rocco?” El propio soldado responde: “Quiere más”. Y Rocco confirma: “Eso es, quiero más, más”. Y el soldado pregunta de nuevo: “¿Alguna vez Rocco tendrá bastante?” Y entonces Rocco contesta: “Nunca, nunca tengo bastante”.

Ésa es la moral del gangster, la moral del capitalismo neoliberal. Ésa parece ser la moral de Berlusconi y socios, máxime cuando se han quitado la careta y con toda frescura se allanan a sí mismos el camino para hacer lo que les de la gana sin tener que rendir cuentas a nadie. ¡Ah! y Lucio Berlusconi prepara una segunda ley, el llamado Escudo Anti Procesos, que congelará todos los juicios que impliquen a autoridades del Estado. ¡Qué morro!