Xenofobia es ser vencido por los miedos

La violencia xenófoba sacude Sudáfrica. Hombres armados negros han atacado asentamientos de inmigrantes negros en Johannesburgo. Docenas de chabolas, incendiadas y más de veinte muertos. Los atacados eran de Mozambique y Zimbabwe. Una ola de xenofobia recorre el mundo. Odio y hostilidad hacia los extranjeros. En Italia se abre la caza de inmigrantes “sin papeles”. Redadas en quince provincias y cientos de detenidos. En Nápoles, vecinos de Ponticelli (feudo de la Camorra) asaltaron y quemaron campamentos de gitanos. En el primer consejo de ministros de Berlusconi, se aprueba que la inmigración “ilegal” sea delito. Los ‘sin papeles’ pueden ir a la cárcel hasta cuatro años; los alcaldes podrán expulsar extranjeros. En Holanda, examen de lengua y cultura holandesas, prueba obligatoria para que esposas e hijos puedan reunirse con marido y padre. Según el Gobierno holandés, para fomentar la integración. Según Human Rights Watch, asociación defensora de derechos humanos, “para frenar la entrada en Holanda de personas de Turquía y Marruecos”.

En España, no se han tomado medidas concretas para que los inmigrantes dejen de ser los más vulnerables. La población inmigrante (10% del total) está discriminada respecto a la autóctona según informe de SOS-Racismo. Amnistía Internacional denuncia que la acción del gobierno ignora por completo el incremento de racismo y xenofobia en el país. Y los 27 que forman la Unión Europea llegan a un acuerdo para expulsar a ¡ocho millones de inmigrantes “sin papeles”!

Asistimos a una perversión de la democracia: los gobernantes electos consideran los miedos y bajezas de los ciudadanos como “voluntad ciudadana” y lo sitúan por encima de los valores de la democracia. Democracia no sólo es votar. Democracia es votar más respeto a los derechos humanos de todos. Democracia no es votar y ahí se acaba todo, porque entonces Hitler, Trujillo y Stroessner (que fueron elegidos) serían demócratas y habrían presidido democracias. Pero no fue así. Democracia es delegar el poder político de los ciudadanos en diputados y en un gobierno, cierto. Pero el poder ciudadano no puede alterar ni pudrir las bases ni los principios de la democracia. Eso es lo que hizo Hitler.

Esta es una época infausta de cobardías, xenofobias, racismos y graves violaciones de derechos humanos, en la que dirigentes democráticos se doblegan a los miedos y cobardías de los ciudadanos. También emergen dirigentes demagogos neofascistas y xenófobos. En los años treinta del siglo XX pasó algo así, pero entoces fue el miedo al movimiento obrero y al socialismo lo que hizo crecer el fascismo y el nazismo. Hoy es el miedo a lo que se ignora, a lo diferente, al extranjero, lo que socava la democracia. Y eso es porque el ciudadano de a pie ve nubarrones en el futuro. Un futuro de incertidumbre impele a rechazar a los de fuera, pero esa incertidumbre es fruto de un sistema económico codicioso, estúpido e insolidario, no de los de que vienen a ganarse la vida.

Aquellos entusiasmos por Hitler y Mussolini, aplaudidos como salvadores de la patria, devinieron sangre, sudor y lágrimas para millones y millones de ciudadanos, y no sólo por la guerra. No hay patria ni raza ni extranjeros; es un mito, una entelequia. Sólo seres humanos con problemas. Y nos necesitamos unos a otros.

Aunque, lo que ocurre no es casual. El miedo es alimentado desde el poder. Pero lo grave no es tener miedo, lo malo es sucumbir al miedo hasta la indignidad. Eso ocurre con la xenofobia.

Anuncios

6 thoughts on “Xenofobia es ser vencido por los miedos

  1. Es ciertamente preocupante el clima que se está generando en Europa, de forma irresponsable pero muy programada, en contra del fenómeno de la inmigración.

    Y mientras la clase política manosea estas cuestiones conocedora de las implicaciones emocionales que tiene en una gran parte de la población, la sociedad civil parece dormida.

    Malos tiempos para la lírica, amigo mío.

    P.D.: buen lavado de cara al blog, si señor. Se hacía necesario. Abrazotes compañero.

  2. Lo has dicho muy bien. Son sólo personas con problemas. Además primero los gobiernos deberían integrar a sus propios ciudadanos. Véase el ejemplo de algunas Comunidades Autónomas españolas y el tipo de educación nacionalista que están impartiendo. Bsos. Vicky.

  3. Siempre que hay crisis comienzan estas cosas. Desde las altas esferas tiran botes de humo para evitar hablar de lo importante. En Italia pasa eso, por ejemplo, están más preocupados en los gitanos-rumanos que en los problemas relaes…
    Saludos y salud

  4. El miedo de verdad es ver cómo se parecen determinados acontecimientos a otros que creíamos olvidados, que pensamos que nunca se repetirían…
    Lo de Italia con los rumanos me produce verdadero terror.
    Y es tan fácil suscitar el temor al otro, presentarlo como amenaza, a unos ciudadanos tan instalados en su pequeño confort, en su pequeño mundo, en sus grandes mentiras…

  5. El miedo hace que nos volvamos mezquinos. Y lo peor es que nos hace más vulnerables a la manipulación. Los políticos populacheros lo manejan a la perfección y sus mensajeros lo difunden hasta que el “otro” es el culpable de tus miserias, de las injusticias, de las desigualdades…

    Es patético y muy preocupante cuando los que se erigen en verdugos de los más débiles son a su vez las víctimas del sistema.

    TQ

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s